sábado, 22 de agosto de 2009

Patitos en fila

Últimamente, y sin un motivo aparente, cada vez que hay que hacer un trámite mi familia me manda a mí. Así los últimos meses me la he pasado guardando lugar en algún consultorio médico, abonando en algún Pago fácil (que cada vez tiene más gente), tramitando la cédula o cosas por el estilo. Ayer, por ejemplo, estuve cuatro horas para hacer un trámite de a lo sumo, 10 minutos. Como tenía mucho tiempo, no tenía (ni tengo) MP3, crédito en el celular o alguien con quien charlar, me puse a observar la tipología repetitiva de personas anónimas que suele uno encontrarse en estas interminables filas A saber:


- La ansiosa:

Es aquella persona que llega a la cola, pregunta para qué es, vuelve a preguntar, pide que le guarden el lugar, va hasta la ventanilla, vuelve, se queja, vuelve a preguntar, agarra a algún desprevenido que recién llega y le pregunta. Es la clase de persona que pone nerviosa a toda la fila al punto tal que uno la dejaría colarse con tal de que se vaya de una vez.


- La acomodada (o gato acomodado)

Por lo general este espécimen corresponde al género femenino, aunque no es excluyente. Llega de punto en blanco y como dos horas después del amontonamiento de gente, en la mayoría de los casos tiene el brushing recién hecho y tacos altos, totalmente desubicados para esperar. Pero ojo, la acomodada sabe que no necesita comerse media hora ahí, por eso elije esa ropa, que por lo general incluye anteojos de sol. Llega, habla con alguna persona de la ventanilla a quien llama con el nombre de pila, es atendida inmediatamente. El resto de la fila la odia con toda su alma, protesta, pero le encantaría estar en su misma situación.


- La protestona:

Es alguien que se queja de todo, uno la reconoce porque antes de atravesar la puerta ya está despotricando, puede ser por el clima, por el tránsito o por una uña encarnada. Cuando se acerca a la fila empieza a poner en evidencia todas las irregularidades que tiene el trámite,/establecimiento y/o personas que atienden, cosa que todos los de la fila saben, pero que ella lo exterioriza. Al pasar “la acomodada” sin hacer fila, obviamente se queja y lo hace a los gritos. Suele hacer buenas migas con “la ansiosa”.



- El flaco que todos cagan:

Siempre en alguna fila hay un tipo con cara de nada, con conciencia hippie tal vez o por simple amor al arte, el tipo llega, muy tranquilo, si se cansa se sienta en el suelo sin drama, no se queja, no está ansioso y se pegaría un tiro antes de estar acomodado. Este tipo es el que usualmente la protestota agarra de blanco, total el tipo se pone en piloto automático y no le afecta; suele dejar pasar en su lugar a embarazadas, madres con chicos o mandonas que se lo exigen, el flaco no se hace drama y no se va a quejar.


- La que te ensarta:

Siempre es la persona que está próximo a vos en la fila, puede estar adelante o atrás, pero tiene esa suerte, después que anduviste por 30 oficinas de informes y POR FIN sabes cómo es el tema, la ensartadota llega, te pregunta porque se te nota en la cara que lo sabes y te saca data, así de fácil es la vida para ella. Al final, en algún momento te pide que le cuides el lugar y se va, quizás a tomar un café, quizás a sentarse a un lugar mullido, quizás al baño, quizás a encontrarse con un amante, la cosa es que te pone nervioso porque se acerca su turno y no sabes qué hacer, nunca deja instrucciones onda “si te tenés que ir, anda” o “si pierdo el lugar porque tenías que ir a sacar fotocopias todo bien” o “llamame a este número si se prende fuego la oficina”, es la peor de todas porque te hace llegar al límite; pero hay algo que tenés que saber, siempre, pero siempre que crees que podés salir beneficiado por cuidarle el lugar y pasar primero… llega y te pincha el globo.


- La charlatana:

Puede ser de cualquier género, raza o religión, siempre, pero SIEMPRE en cualquier dependencia pública va a haber una persona que se la pasa hablando, y a un volumen tan alto que aunque esté en el otro extremo, aunque suban al mango la música de tus auriculares la vas a escuchar. Cuando te das cuenta que es irremediable escucharla tratas de interesarte, a ver si al menos dice algo de lo cual podes sacar provecho onda “en IBM hay un puesto vacante de comunicadora social y están desesperados, contratarían al primero que llegue a las 2 de la tarde” ¡NO! La charlatana va a hablar sobre enfermedades propias y ajenas, y desgracias, NUNCA sale nada bueno de su boca, porque la vida de la charlatana es una porquería, por eso necesita hacer terapia en las filas.


¿Y ustedes? ¿Se sienten identificados con alguna tipología? ¿Creen que falta alguna más? Aporten, así hacemos la biblia de los trámites públicos, algo que puede ser de mucha ayuda en algún momento de nuestras burocráticas vidas.


16 comentarios:

xiximena dijo...

YO ME SIENTO IDENTIFICADA CON EL FLACO QUE TODOS CAGAN, Y CON LA MINITA DE PUNTO EN BLANCO QUE SIEMPRE ATIENDEN ANTES, CUANDO ESTABA EMBARAZADA O IBA CON MI HIJA AL BANCO ME PONIAN ANTES DE LAS VIEJITAS Q POBRECITAS NO DABAN MAS LAS VIEJAS OBVIO Q TE PUTEAN Y TAMBIEN HE SIDO EL FLACO Q DEJA PASAR A LA GENTE Q TIENE HIJOS O EMBARAZADAS Y NO ME VOY AQUEJAR,CREO QUE POR UN LADO TE SENTIS IDENTIFICADOS CON TODOS ESOS PERSONAJES... TODOS TENEMOS UN POCO DE TODO AHI EN LA COLA DE UN BANCO DE UN MEDICO O DE UN LUGAR PPARA COMPRER PANCHITOS O CHORIS DESPUES DE LA SALIDA DE UN BOLICHE.PRIMA MUY BUENA LA NOTA.

-vestida de olvido dijo...

yo soy una charlatana tranquila, de perfil bajo

Anónimo dijo...

Yo agregaría "El paciente" y me pondría en ese lugar, no tengo drama, espero lo que haga falta y listo... Pero ojo, si se quieren colar, se arma jeje...

Ale...

¤¤λζß∂¤¤ dijo...

Yo soy la protestona, porque siempre me estoy quejando de todo, sobre todo si el trámite lo tengo que hacer en mi instituto porque allí están los funcionarios más "eficaces" del país.

Tienes razón con lo de la charlatana. Yo, hará cosa de un mes y pico di con una que pa que, resulta que eran las nueve de la mañana, estaba en el instituto para entregar la matrícula y yo tenía un sueño de cojones, hacía un calor de la ostia y no no solo me tocó con una charlatana, sino con DOS. Primero, Mica, una compañera de clase de música que hablaba hasta por los codos. Y luego, me tocó con una que empezó preguntándome que bachillerato iba a hacer y cuando le respondí me dijo: "Ves preparándote para hincar codos, yo hice ese bachillerato en mi primer año y repetí, además seguro que te toca Ximo de profesor de historia". Cuando escuché esto último me acojoné, porque ese tío es el peor profesor (quitando el de mates de tercero, que ese hombre es un caso a parte) del mundo mundial. Por suerte luego llegaron mis amigas y Lourdes (una de ellas) me dijo que la gente que se pone a contar esas cosas a los novatos es porque solo tienen ganas de joder al personal.

Me parece que me he enrollado mucho, ¿no? Bueno, te dejo y me voy a comerme un croissant de CHOCOLATEEEEEE!!

BESAZOSSSSSS

Lúma dijo...

Yo creo que soy la hippie, ahi con cara de nada, pero no dejo pasar a cualquiera eh? no no.. igualmenete siempre se me pega alguien a hablarme,la quejosa puede ser o la charlatana.. siempre!! Me han llegado a contar problemas re grosos como " mi marido me pega", yo nunca se que decir....

Me gustó esta entrada... nos debemos unos mates niñaaa BESOO!!

Dr. J dijo...

Yo me siento más identificado con el flaco al que todos cagan.

Saludos!

Estela del Valle Muñoz dijo...

no me digas que nunca te toco ir al banco alrededor de las 12,30 , el mismo cierra a las 13,30 , dia de vencimiento,uff mortal, y entonces empezas a contar cuantas personas hay adelante tuyo , y de pronto a las 13,15 se empiezan a movilizar los cajeros freneticamente , se habilitan nuevas cajas y bueh...........mientras tanto aguantamos todos los que anteriormente has detallado,.Tu tutora

Ananá dijo...

Xixi: Pero es distintoooo, si tenés un bebé dentro o afuera lo acepto, pero la acomodada siempre pasa x otras cuestiones. Sí, todos tenemos un poco de cada uno pero siempre hay uno con el q te sentís más identificado, leer tu coment me dio un hambre q ni te cuento! Choris o paps fritas a la salida... ñam ñam, me voy a comer!!

Ananá dijo...

Vestida de olvido: Cómo es exactamente una charlatana de perfil bajo? Porq nunca me tocó semejante suerte!!

Ananá dijo...

Ale: Vos serías "el flaco q nadie caga" jajaja, se arma la podrida sino?

Ananá dijo...

Campa: Protestona? Yo soy la impaciente, no me puedo quedar sin hacer nada tanto tiempo!! Allá tb hay burocracia! ayshhh q bronca ¿a dónde me voy a escapar ahora? Sobre las charlatanas... dos! es un castigo divino, encima te agarraron de punto! No te hagas drama x el bachillerato, siempre nos meten miedo x la próxima etapa académica, pero lo mejor es q cada vez se pone más bueno! Tu comentario me dio... más hambre! Q pasa con los comentarios q hablan todos de comida, jeje

Ananá dijo...

Luma: Se, se, acá todos los hippies los quiero ver en la DEMES 4 horas y vemos a qué tipología corresponde cada quien. Mujel! Re lindo ayer with you, aunq los mates nos los seguimos debiendo! El martes, el martes... besoooooooo

Ananá dijo...

Dr J: Jummm ¿nos conocemos de alguna fila? Jaa, debería si puedo sacar ventaja!! :P

Ananá dijo...

Tutora Legal: Hace tanto q no veo plata... q hasta me da ilusión ir a un Banco! jeje, igual ¿sabes qué es peor? Ir y cuando justo te estaba por tocar... se cae el sistema grunf!

Horacles el griego dijo...

Yo me autodenomino "resoplón" Me enferma esperar, pero como no me gusta ponerme a hablar con la gente sobre el tema, exteriorizo un fuerte resoplido que demuestra a las claras mi fastidio. No gano nada, pero es mi descarga.

Ananá dijo...

Horacles: O sea q entrarías en una nueva categoría "el resoplon"! Bienvenido al blog! El tuyo de los parecidos ta genial!!