sábado, 29 de agosto de 2009

El día que la radio los detuvo


Cuando Orson Welles hizo la adaptación del libro “La guerra de los mundos” de Herbert George Wells, todo aquel que agarró el radioteatro a la mitad se creyó que realmente había una invasión alienígena y cundió el pánico. La gente llamaba a los periódicos pidiendo información, exigían en las comisarías modos de protegerse del gas marciano y algún que otro infeliz se habrá suicidado con esa excusa; y semejante reacción es porque, claro, nadie sabía qué hacer.



¿A qué quiero llegar con todo esto? Supongamos que vengan los extraterrestres hoy, prendes canal 12 para ver la novela de la gorda bella y sale Lalo Freyre contando que llegaron muñequitos verdes/azules/violetas y que están aterrizando en el parque Sarmiento, nosotros SABRIAMOS qué hacer, gracias a las innumerables películas que hemos visto.

Yo por ejemplo sabría que no me tengo que acercar a alguien de raza negra, porque siempre son las primeras víctimas en las catástrofes televisadas, ni tiraría una paloma de la paz porque la desintegrarían on air. Tampoco me pondría en el papel de chica ruda, porque sé que no aguantaría ni un round, en caso de no llegar al refugio especial, o sea me ganen de mano y toquen el timbre de casa, les ofrecería unos entremeses de gato (no sé si solo a los de Melmac les apetecería, quizás sea un gusto generalizado) luego de saludarlos con una patada en los huevos (Scary Movie 3 nos enseñó eso). Por si quieren dejar a alguno, siempre hay lugar en la cucha de mi perro para un Stitch, mataría por un Stitch! Quiero un Stitch!

Además para que no me agarran desprevenida tomo precauciones, siempre tengo el celular cargado por si quieren llamar a casa, o la cadena de la bici puesta, por si tienen ganas de ir pedaleando hasta contrastar su silueta con la luna para ser el logo de alguna productora de cine y por si las cosas se ponen fea, tengo guardados un par de temas de mi abuela en el Winamp. Por las dudas, cuando todo pase y llegue Will Smith a por mí, tengo unos anteojos comprados en la plaza San Martín para no olvidar tamaña experiencia


¿Y ustedes? ¿Qué aprendieron de las películas además de saber que después de la cita en el umbral de tu casa viene un beso, sobre el significado del día de acción de gracias (y no del 17 de agosto, por ejemplo), sobre que los desenlace siempre son buenos en un aeropuerto o un puente, o sobre la importancia de dejar que tu hijo pez vaya al colegio pese a su aleta marchita?


Musicalización de la entrada: ALF, Intro

10 comentarios:

Lúma dijo...

Lo que el cine me dejó... tantas pero tantas cosas.... que si de pronto voy en el medio del bosque y de noche... ni loca me meto en una casa abandonada....
que si estoy sola en mi casa gigante en el medio del monte (SI!! siempre en el medio del monte), no voy y me fijo si pasa algo.. y en el caso de hacerlo me llevo el cuchillo de la cocina....
que si me compro una bufanda verde ( q n es bufanda)...voy a ser RE exitosa y me quedo con un chico no tan lindo...pero de familia importante.. PUFF Tantas cosas! aaja

xiximena dijo...

osea prima q si no te acercas a un negro porq siempre son los primeros q mueren te hace racista????????? eso es lo q no entiendo de las peliculas q siempre hay un negro siempre son los primeros de morir, el q hace las peliculas son racistas excepto el q hizo hombres de negro porque a will smith no lo han matado yo lo mataria pero a besos no puede ser tan rico ese negro. bue pri cuidate .

Anónimo dijo...

Yo creo que si vienen los extraterrestres, hago la gran Rocky Balboa y los cago a azotes a todos jejejeej... Y sino, agarro el GOL y los atropello.......jaja

Ale

¤¤λζß∂¤¤ dijo...

Lo que el cine ha dejado en mi es... es... lo que el cine ha dejado en mi es esa esperanza que en los tiempos que corren ya nadie tiene, son esas historias en las que todo puede pasar y que -aunque a algunos les pese- siempre acaban bien, es la esperanza de que algún día pueda llegar a vengarme de mis profesores del instituto y de las tías que se creen mejor que yo por tener más vida social. Sí eso es lo que ha dejado el cine en mi, la esperanza de que cuando todas aquellas personas que me lo han hecho o me lo están haciendo pasar mal algún día trabajarán en para mi o en su defecto en una hamburguesería por un euro diario.

Bueno, me parece que me he desahogado demasiado por hoy. Contéstame el review de potterfics de una vez, porfa. Besazossssssss.

P.D.: Yo también quiero un Stitchhhhh.

Ananá dijo...

Lúma: LA película fue esa, jajaja, muuuuuuuuy mala, pero bue ya tamos acostumbradas nosotras dos. Igual ricas empanadas :D te quiero lulú!!

Ananá dijo...

XIXI: Yo no soy la racista! Es el cine yanqui, yo si me acercaría pero x otras cosas :P en eso nos parecemos :P eu, ya tengo la pelu!! besooo

Daniel Spinosa dijo...

Lo que el cine puede....yo una vez despues de una tremenda comilona de picada, empanadas salteñas, Fernet, torrontes, tamales, humitas, locro pulsudo, estofado de cabrito, quesillo de cabra con miel y cayote en almibar (todo fue a parar a mi estomago, aclaro) termine dormido hasta las 4 de la tarde del otro día...pero lo mejor fue la pesadilla que tuve...soñe con Freddy Krugger, matando uno por uno a todos mis compañeros: a uno lo ahogo en el locro, a otro le hizo tragar una botella de vino con el corcho y todo y a mi me venía corriendo por la quebrada de San Lorenzo, con un cuchillo y el pinche del asado cuando me cai de la cama y me desperte...todo absolutamente veridico, jajjaja. Evidentemente me pudo el martes 13 parte "quiticientas".
Saludos.

Ananá dijo...

Ale: Vos contra tooooooodos los extraterrestres? Mmm q no te rayen el auto :P

Ananá dijo...

Campi: Compartimos un stich? Porque son medios caros me parece :P

Ananá dijo...

Daniel Esponoza: Leí tanta comida q la panza me empezó a hacer ruido, leerte da hambre!! Igual lo del asesinato en masa tenía una ventaja: el 20 de julio no gastabas ni un peso!! :D